Colisión por alcance de dos coches, con triángulo de emergencia en primer plano

Colisión por alcance y colisión en cadena. ¿Quién es el responsable?

Vamos a explicar dos supuestos y los cuales según nuestra experiencia, son el tipo de siniestros que con más frecuencia se dan en nuestras carreteras, ya sean urbanas o interurbanas.

A priori, puede parecer que la colisión por alcance y la colisión en cadena son dos expresiones para referirse a lo mismo.

Así las cosas, brevemente os explicamos las diferencias entre ambas por si un día os veis envueltos en uno de ellos, tengáis una idea de lo ocurrido.

En primer lugar os recordamos que, según nuestro reglamento de circulación:

Todo conductor de un vehículo que circule detrás de otro deberá dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenado brusco, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad y las condiciones de adherencia y frenado.

Código de Tráfico y Seguridad Vial, Artículo 20.

Por ello, desde Trial Tráfico os pedimos siempre precaución a la hora de circular detrás de otro vehículo, pues en el supuesto de una colisión, ya sea por alcance o en cadena, SIEMPRE va a ser responsable el vehículo que por detrás golpea al que le precede.

Sean cual sean las causas que hayan motivado al vehículo que circula delante nuestra a frenar.

Vamos con los supuestos que os hemos anunciado, y la diferencia entre los mismos;

Colisión por alcance

Este caso es una colisión simple, en el que intervienen solamente dos vehículos, y el cual por razones de pura probabilidad es más común que la colisión en cadena y explicaremos más adelante.

En este caso nos veremos envueltos en una colisión por alcance de dos vehículos cuando se produce una colisión entre la parte delantera de vehículo “A” contra la parte trasera de vehículo “B”.

Pues bien, siendo prácticos y breves, desde Trial Tráfico os hacemos saber que SIEMPRE, tal y como nos dice el reglamento que arriba hemos citado, será culpable el vehículo que vea dañada su parte delantera.

Es decir, el vehículo que por no frenar a tiempo alcanza al que circula delante suya, ya sea por despiste, agua en calzada, exceso de velocidad o simplemente por no respetar una distancia de seguridad mínima, resultará responsable de todos los daños ocasionados.

Recuerda, incluso cuando el vehículo que circula delante haya frenado bruscamente y sin motivo aparente. No hay excepción.

En definitiva, podemos relacionarlo un poco con una colisión en cadena simple que abajo explicamos, siempre que se vean involucrados sólo dos vehículos.

2.- Colisión en cadena.

Un choque múltiple, conocido como choque o colisión en cadena, ocurre cuando se ven inmersos dos o más vehículos que circulan uno detrás de otro o similar. Es una situación habitual y uno de los siniestros más problemáticos en lo que respecta a daños materiales o personales. Pero, ¿quién tiene la culpa?

Igualmente, para determinar al culpable en estos casos, debemos remitirnos al Reglamento General de Circulación, que os hemos explicado en el punto anterior. Partiendo de esta premisa, debemos diferenciar los dos supuestos de colisión en cadena para determinar la responsabilidad:

  • Colisión en cadena por lanzamiento. Un vehículo impacta contra otro y, debido a la propia inercia, provoca que el vehículo golpeado alcance al de delante. En este caso, el vehículo que impacta primero es quien debe responder, a priori, de los daños provocados en todos los vehículos.

Ej.: Los vehículos A y B están parados en un semáforo, uno delante de otro. El vehículo C no se detiene a tiempo e impacta contra B. Del propio golpe lo empuja, colisionando B con A.

  • Colisión en cadena simple de más de dos vehículos. Un vehículo impacta contra otro por detrás por reducción o frenada, y los que le siguen por el mismo motivo impactan con los vehículos delanteros. En este supuesto, cada vehículo responde de los daños causados a su vehículo delantero, contra el que ha impactado.

Ej.: El vehículo A reduce o detiene su marcha, el vehículo B que va detrás impacta contra A y posteriormente C que le sigue, impacta contra B.

Ante estas situaciones, en caso de que no haya consenso entre los intervinientes a la hora de rellenar el parte amistoso, recomendamos que se dé parte a la policía para que recoja las circunstancias que se han dado mediante atestado. 

Consejo: En estos casos en los que los daños materiales nos serán de mucha ayuda para saber quién ha resultado responsable, os recomendamos que hagáis fotografías de los daños, además de rellenar inmediatamente y como siempre la declaración amistosa de accidente o incluso llamar a la policía.

Es evidente la complejidad de estos supuestos, por lo que es indispensable que desde un primer momento consultes con abogados especialistas, para lo que tendrás a tu disposición al equipo de Trial Tráfico.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¡Te llamamos!

Para ello necesitamos tu nombre y número de teléfono que puedes adjuntarnos en el siguente formulario.